viernes, 14 de julio de 2017

COMPRENDIENDO LO DETESTABLE DE LA HOMOSEXUALIDAD DESDE LA CONFESIÓN DE SAM ALLBERRY

Por: Shawn Mathis

[Nota del Editor de este blog.
       Estos artículos han sido traducidos para evidenciar la manera en que el espíritu del mundo ha permeado las convicciones bíblicas de muchos en la iglesia bajo argumentaciones sutiles y ambiguas y bajo un acercamiento parcializado y mundano hacia las Escrituras. Hace algún tiempo se señalaba la justificación pública del homosexualismo, bajo una pésima interpretación de las Escrituras, de un pastor carismático. Sin embargo, en ministerios que afirman estar juntos por el evangelio, es bien desconcertante y más cuando proclaman seguir el legado histórico reformado.

       Del ministerio de la Coalición por el Evangelio ya se han puesto en evidencia posturas bastante amistosas con el mundo, poco claras y tendenciosas, y otras, nada bíblicas, bajo la mirada impasible de sus directivas, pues al ser un ministerio tan popular y público, lo que se espera es que se corrijan también de manera pública sus desaciertos. Aquí unos enlaces donde ellos muestran su ambigüedad con respecto al pecado de la homosexualidad:



       Sabiendo que entre esta Coalición hay hombres temerosos de Dios, estos artículos no pretenden enlodar su reputación, pero si evidenciar la falta de discernimiento de quienes afirman ser poseedores de la tradición bíblica, reformada e histórica y a través de este ministerio acercar más a sus seguidores al mundo detrás y juntamente de algunas explicaciones acertadas de la Biblia, como una mezcla indiscernible, para muchos, de verdad y error que tan peligrosa es].


COMPRENDIENDO LO DETESTABLE DE LA HOMOSEXUALIDAD DESDE LA CONFESIÓN DE SAM ALLBERRY

(Esta es la primera parte de una serie que investiga los cambios sutiles en las opiniones conservadoras acerca de la homosexualidad. La segunda parte aquí y la tercera parte,  sin traducir, aquí).

Opción múltiple: ¿Cuál afirmación preferirías que tu pastor anunciara en la iglesia?
A. “Me atraen las personas del mismo sexo y lo han hecho toda mi vida. Con esto quiero decir que tengo atracciones sexuales, románticas y emocionales…”
B. “Me atraen sexualmente otras mujeres además de mi esposa. Con esto quiero decir que tengo atracciones sexuales, románticas y emocionales…”
C. “Me atraen sexualmente los niños y lo han hecho toda mi vida. Con esto quiero decir que tengo atracciones sexuales, románticas y emocionales…”

Probablemente muchos lectores elegirían la opción “D”, la siempre presente “ninguna de las anteriores.” Pero hay algunos que consideran la opción A como tolerable o aceptable o incluso loable. La opción A son las primeras palabras del discurso de dos minutos del pastor Sam Allberry que ha pasado por todo Facebook. Sam lucha con la homosexualidad, aunque es célibe. Sam no es un pastor poco conocido en un poblado pequeño. Él es editor en La Coalición por el Evangelio (The Gospel Coalition).

Su discurso de dos minutos fue aclamado como “de gran coraje” y “valiente.” (Y, no, escuchar el discurso completo no cambia el significado de las primeras palabras). Pero ¿consideraría la gente la opción C como “de gran coraje” o “valiente”? ¿Por qué no? ¿No son todos los pecados suficientes para enviarnos al infierno? ¿No son todos los pecados cubiertos por la sangre de Cristo? ¿No está nuestra identidad en nuestro Salvador y no en nuestro pecado? ¿No podemos aceptar pedófilos no practicantes en el ministerio?

Todo este razonamiento ofrecido por Allberry se aplica de la misma forma también a las otras opciones. ¿Por qué es la homosexualidad de alguna forma diferente? O pongámoslo de otra forma: ¿Por qué la pedofilia es diferente de las otras opciones? Porque es más atroz a la vista de Dios y del hombre.

La pregunta 83 del Catecismo Mayor de Westminster resume la importancia de distinguir entre los grados de pecado, que no todos los pecados son igualmente atroces.
P. ¿Son igualmente detestables todas las transgresiones de la ley?
R. Algunas transgresiones en sí, y por razón de circunstancias agravantes son más detestables que otras a la vista de Dios.

¿Por qué esto es importante?
Porque destaca una pregunta respondida implícitamente por los que apoyan a Allberry: La homosexualidad no practicada no es un pecado tan atroz que debiera mantenerse en privado. Algo que se asume relacionado a esto es que éste pecado no es tal como para que un pastor deba retirarse del ministerio luego de anunciarlo públicamente. ¿Pero qué si un pastor confesase estar luchando con la pedofilia? Quisiera pensar que habría una protesta pública. Me gustaría pensar que se pediría que fuese sacado del ministerio.

Pero, ¿es un pecado detestable -en comparación con otros que aceptamos en el pastorado- confesar públicamente la intensa lucha interna con la homosexualidad? Sólo hacer esta pregunta ilustra qué tan lejos la sociedad pagana se ha filtrado en la mente colectiva de las iglesias. Este asunto ni siquiera se consideraba hace 50 años. Por siglos, legalmente, socialmente y eclesialmente, la homosexualidad, practicada o no era comúnmente asumida como un pecado atroz, un pecado en contra de la naturaleza.

[Confirme la posición reformada e histórica de lo que está prohibido el séptimo mandamiento según el catecismo Mayor de Westminster en la pregunta 139 ¿Cuáles son los pecados prohibidos en el séptimo mandamiento?
R. Los pecados prohibidos en el séptimo mandamiento, además de la negligencia en los deberes exigidos, son el adulterio, la fornicación, a) el rapto, el incesto, la sodomía y toda concupiscencia contra la naturaleza, c) todos los pensamientos, propósitos, imaginaciones y afectos impuros, etc. (Nota del Editor)].

A la pregunta de qué tan detestable es este pecado, el Catecismo Mayor de Westminster arroja un poco de luz en la pregunta 151. Sin entrar en detalles, tres puntos claves demuestran la seriedad de este pecado.

En primer lugar, lo detestable del pecado surge “de las circunstancias [del pecado]… si es público, o en presencia de otros, quienes son de este modo probablemente provocados o contaminados.” Los anuncios públicos de pecados privados se evitan comúnmente por obvias razones. Este problema se agrava aún más por el hecho de que su reputación pública es descrita nada menos que como un ministro del Evangelio (quien de cierto peca) y más fácilmente conocido como el pastor que lucha con la homosexualidad.

En segundo lugar, lo detestable del pecado surge de las “personas que ofenden”. Los pecados pueden ser más graves si se considera: Las personas que ofenden, si ellas son personas de mayor edad, de gran experiencia o gracia, eminentes por su profesión, cualidades (dones), situación, oficio, si son guías de otros, de tal manera que su ejemplo pueda ser seguido por otros. Como pastor de muchos años con reconocimiento e influencia mundial, el pecado privado de Sam convertido en público es más atroz que si nunca hubiese sido pastor. Y su lucha interna con la homosexualidad era violenta aun antes de entrar en el ministerio de acuerdo con su propio testimonio, incluso sosteniendo una lucha con la depresión.

Por último, lo detestable del pecado surge de "la naturaleza y la calidad de la ofensa". La homosexualidad no es meramente un pecado sexual como otros pecados sexuales. El deseo hacia el sexo opuesto es aceptable si es dentro del matrimonio. En cambio, desear el mismo sexo no es aceptable en ningún contexto. Este pecado es más atroz que luchar con el adulterio. Es cierto que es un pecado privado, o más bien fue una lucha privada hasta que lo anunció.

Y anunciando desde los tejados las luchas de su corazón amplifica aún más la enormidad del pecado. Esto debe ser obvio. Sería tan obvio como si el tesorero de tu iglesia anuncia que estaba siendo "atraído por el dinero y que lo ha sido toda su vida. Con eso quiero decir que tengo atractivos emocionales, glamurosos y profundos hacia el dinero… ".

La Coalición del Evangelio está utilizando y promoviendo a este hombre en todas partes. White Horse Inn, (un portal de internet fundado por Michael Horton N.E.) lo ha entrevistado. La gente lo aprueba, sus ensayos y su libro (En revisión). Y al hacerlo, pintan un cuadro de una lucha privada con un pecado atroz que es más importante que útil.


Para que la iglesia se oponga al inmundo diluvio de la Segunda Revolución Sexual, necesita volver a tomar en serio la verdad del catecismo: "Algunos pecados en sí mismos, y en razón de varios agravios, son más odiosos a los ojos de Dios que otros".

Continuará.....

Traducido y publicado con permiso
http://pastormathis.com/index.php/2017/03/22/understanding-the-heinousness-of-homosexuality-from-the-confession-of-sam-allberry/
Traducción: Nelson González

4 comentarios:

  1. Dios, Padre celestial, no me autojustifico, pues odio mi pecado y quisiera poderlo arrancar de mi alma, pero está allí aferrado a mí, odiándome a muerte y mi espíritu combatiendo contra sus deseos. Señor, yo no pedí nacer y mucho menos homosexual, pero así sucedió. Ya de por sí es tan difícil vivir así con este pecado tan terrible y horrible, ahora mucho menos tratar de encontrar refugio en mis hermanos que también son Tus hijos, en vez de eso sólo hay rechazos y murmuraciones. Padre y lo peor de todo es que seré así hasta estar en Tu presencia ( si es que mis "hermanos" me dejan entrar, porque que difícil es que entremos en los cielos, y eso que el Señor Jesucristo hizo referencia al rico, que primero entraría un camello por el ojo de una aguja). Es una lucha a muerte, pero estoy entendiendo que no sólo tendré que enfrentarme al mundo, a Satanás y a mi carne, sino que también a pastores y hermanos en la fe que por más que Tú me ofreciste tu paz y tu perdón, para ellos no es suficiente; ellos lo hacen más difícil que el mismo mundo, pues el mismo mundo nos acepta más que la misma iglesia de Cristo. Iglesia de Jesucristo, tienes el deber de consolar y animar, no de pisotear y destruir, no de llamar inmundo lo que Cristo ya santificó. Hay ex homosexuales que amamos a Cristo con todo nuestro corazón, pues ha sido el único que nos ha amado y quiéranlo o no pertenecemos a la familia de Dios, somos adoptados como hijos también, herederos y co-herederos con Cristo de las gracias de un Padre amoroso. Es muy difícil ser cristiano y mucho más viniendo de un trasfondo homosexual. Qué la paz del Señor esté en sus corazones y dejen de condenarnos por ser hombres valientes y esforzados que decidimos tomar nuestra cruz y seguir al que ama nuestras almas...Basta ya!! ustedes no saben el dolor y la tristeza que se siente cuando te señalan de que eres una cosa contra naturaleza, que eres el pecado elevado a la enésima potencia, que eres un monstruo. Basta ya! de criticar y levantar dedos acusadores, necesitamos brazos que nos amen con el amor de Cristo y que nos digan que si vamos a llegar a la meta de Su presencia junto con ustedes. la iglesia debe prepararse para la ola de ex homosexuales que vendrán a Sus pies, pues donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia. Bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos y gracias por escribir.
      Veo en su argumentación varios errores tanto en la concepción de su pecado como de la obra que realmente Cristo hace en un individuo, que no le permitirán enfrentar su pecado y mortificarlo con eficacia.

      Sin embargo, debe saber que cuando Dios da vida nueva a un individuo, cuando le concede el don del arrepentimiento y la fe, también le da su Espíritu para que pueda andar en buenas obras y pueda así renunciar a los deseos pecaminosos, mundanos y la capacidad de mortificar hasta los deseos pecaminosos.

      Anímese pues a acogerse al evangelio bendito sin la más mínima justificación de su pecado y esperamos que experimente el poder transformador del Espíritu Santo en su vida, sabiendo que Dios no desecha un pecador verdaderamente arrepentido.

      Le recomiendo esta página y el curso bíblico que manejea estos temas: https://liberandoaloscautivos.com/tag/homosexualimo/

      Pd. El articulo no va dirigido al tema que usted aborda sino al cambio sutil de ministerios aparentemente cristianos contra el pecado de la homosexualidad.

      Gracias de Nuevo

      Eliminar
    2. Por eso sr. Castañeda, malo si estamos en el mundo y malo si hemos sido sacados de las tinieblas a la Luz de Cristo, malo si siendo ex homosexual se quiera servir al Señor; y lo entiendo desde el punto de vista que la gloria es para el Señor Jesucristo y no debe ser para el sr. Allberry, quien ha sido perdonado y está en el proceso de santificación, como lo está usted y como lo estoy yo, independiente de nuestros pecados. No debe haber acepción de personas y si este Sr. está trabajando para la obra del Señor, por qué atacarlo de esa manera. Cristo ya no lavó sus pecados? Cristo ya no lo perdonó como a usted? Este hombre no tiene derecho a ser una nueva criatura en Cristo solo por el hecho de ser ex homosexual? Tal vez su error fue haber ventilado su inmundo pasado, pero sabe una cosa? a mi me pasó. Llegué a una comunidad nueva y no quise mencionar mi pasado, pasado que Cristo arrojó a Sus espaldas. Pude ejercer como maestro de escuela infantil y después que se enterraron de mi condición y que porque no les había dicho nada, empezaron a perseguirme . Acaso por ser ex homosexuales tenemos la obligación de ventilar nuestro pasado? parece que sí! pero cuando lo hacemos que guerra contra nosotros y si no lo haces que guerra también. Dios tenga misericordia de nosotros. Qué perversos y engañosos los corazones de los hombres. Gracias doy a Dios por Jesucristo, Señor nuestro.
      Gracias por su amable preocupación, de misericordia recibiste hay que dar misericordia sin autojustificar.
      Gracias por el link, lo revisaré. Bendiciones.

      Eliminar
    3. Saludos.
      Creo que el punto en cuestión no es si alguien puede no ser perdonado de sus pecados pues, según la Biblia, todo pecado, excepto uno, puede ser perdonado incluyendo la homosexualidad. Sin embargo, la aseveración del Sr. Allberry es sumamente peligrosa por:

      1. El articulo habla de la enormidad del pecado por quien lo comete y por la clase de pecado.

      2. El concepto que el Sr. Allberry tiene del pecado y de la obra de Cristo, al menos por lo que dijo y escribió, no es bíblico.

      Lamento la situación que enfrentó. Quizás faltó sabiduría en el manejo de las cosas. ME alegra las palabras del apóstol cuando exhorta a los Corintios a dejar todos los pecados, incluyendo el de la homosexualidad, pero afirma: 'Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios'.

      Bendiciones,

      Eliminar

Tus comentarios son importantes. "Que tus palabras sean las necesarias a fin de edificar a quienes las lean".

POR LA SUPREMACÍA DE CRISTO EN ESTA GENERACION

Este blog se hace responsable de lo que publica, pero no se hace responsable de lo que los autores de los artículos o las páginas de las que estos son extraídos, crean en su demás teología o en las practicas que ellos tengan a nivel personal.

Se desea a través de este blog, expresar el pensamiento bíblico coherente, y más cercano a la confesionalidad histórica y reformada y aportar para la aplicación de ella en la vida cristiana, pero no avalamos lo que en contradicción a la fe reformada histórica algunos de los autores hagan o vayan a hacer en un futuro

A Dios sea la goria.